Seleccionar página

Recuerda que somos Cerrajeros
¿Al abrir la puerta sus bordes chocan con el marco e impiden la apertura? ¿Al cerrarla, no termina de coincidir con el marco, rozando el suelo y entorpeciendo el trabajo de la cerradura? ¿Ya lleva así mucho tiempo?
Quizás esté en un baño o habitación y pueda esperar. Pero, si es la puerta principal, la que presenta estos defectos, deberías apresurarte a repararla. De todas formas, sea cual sea el caso, aquí te presentamos las posibles causas de estos daños y como puedes arreglarlos.
Bisagras: comúnmente las bisagras son las primeras que deben ser revisadas. Verificándolas en primera instancia junto al anclaje del marco podremos evidenciar la falla y descartar soluciones radicales como, comprar otra puerta. Siempre al reemplazar las bisagras asegúrate que sean de buena calidad ya que las convencionales suelen verse afectadas por hechos simples como cerrar la puerta de golpe.
Tornillos: son nueve en total y se ubican junto a las bisagras. Al pasar el tiempo puede que unos cuantos estén aislados (o barridos) evitando que estos ejerzan la presión necesaria de manera que se desnivelará evitando que cierre. En estos casos es recomendable introducir un taquete (o ramplug) en el orificio de los tornillos defectuosos. Una vez realizado esto, introdúzcalos de nuevo y atornillarán debidamente.
Marco: otro factor que influye en que las puertas se atasquen, es que la puerta ya no está alineada con el marco, bien sea por movimientos sísmicos que han deformado la estructura o sencillamente el paso del tiempo, y la calidad del material del marco, contribuyen a un descuadre de la misma.
Esta situación puede solucionarse de varias formas:
Colocando un soporte de madera en la zona del marco donde se traba la puerta y golpeando firmemente con un martillo para permitirle el paso a la puerta.
Desmontando el marco y lijarlo para adaptarlo a la estructura irregular (en caso de ser de madera).
Recortar la puerta para adaptarla al marco deformado.
Hacer el trabajo completo de establecer un marco nuevo con las medidas apropiadas.
Estas son algunas de las causas comunes por las que su puerta presenta estos desperfectos. Con estos sencillos pasos usted ya será capaz de repararla por su cuenta. Recuerde siempre utilizar un lubricante de bisagras como el WD-40 para evitar ruidos molestos.

[Total:27    Promedio:2.5/5]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PULSE PARA LLAMAR